Termina el 2018 y me sigo preguntando por qué se canceló la obra del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México (NAICM). He consumido cuanto argumentos se puso sobre la mesa y aún no hallo la racionalidad de esa decisión.

Para leer columna completa: Clic aquí

Previous post Mariguana: mitos y realidades
Next post Caso Wallace: Crónica de un caso de “demagogia punitiva”