El pasado lunes 18 de abril los padres de cinco niños, de entre tres y cinco años, denunciaron ante la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México el periódico abuso sexual contra sus hijos, alumnos del Colegio Montessori Matatena, ubicado en la colonia Extremadura Insurgentes. Los padres acusan a Rafael Leopoldo Duarte Pereda, esposo de la dueña del kinder, Pilar Guitián Galán, como responsable de los actos.

A pesar de que el Kinder ha sido clausurado por autoridades de la delegación Benito Juárez, la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México ha ofrecido una muy pobre respuesta frente a una genuina tragedia de magnitud aún desconocida. Citado por la procuraduría, Rafael Duarte permanece libre.

¿Cómo combatir que el caso quede impune? ¿Qué protocolos se pueden implementar para evitar este tipo de tragedias en el futuro? ¿Cómo distinguir los síntomas tempranos que se presentan en niños sexualmente abusados? Ricardo Raphael conversa la madre de un niño vejado, con el abogado de las víctimas así como con especialistas en la materia.

Previous post Adiós al GIEI
Next post La noche de pie: El movimiento de los indignados en Francia